Crucero Político

José Luis Loyo Ochoa

Julio 10/17

¿Ayer fue mejor que hoy?

El pueblo tenía educación

Lástima de tiempos idos

ESTUDIOS Y EDUCACIÓN NO SIEMPRE VAN DE LA MANO Y MENOS EN LA ACTUALIDAD DE LAS NUEVAS JUVENTUDES, LAMENTABLEMENTE. J. L. L. O. 10/07/17


Veracruz, Ver. Mx. Por el día trataremos de hacer de lado la fuente política, ello tratando y queriendo dejar de aburrirles un poco, dado que el hablar de la corrupción predominante en las fuentes políticas viene siendo historia repetitiva, de ahí que ahora queremos hacer un poco de historia en relación a los años vividos, en aquellos tiempos en que educación no era muestra de opulencia ni de riqueza económica y sí, de personas bien nacidas que aún y caminando con huaraches tenían eso que, al menos ayer, se llamaba educación que no era privativa de las clases adineradas, es decir, esa forma de conducirse por la vida era como decimos líneas arriba, tarjeta de presentación de personas bien nacidas, que para nada significa personas nacidas en la opulencia económica, no confundir una cosa con la otra, pero ya que tocamos ese lado, mejor aún qué, quien naciera en cuna de seda fuera también poseedor de aquello que era un don y se conocía como EDUCACIÓN. Tiempos del ayer que desgraciadamente se han perdido, podemos recordar que en esos tiempos nadie o muy rara vez podíamos ver que alguien faltara el respeto, sin motivo, a otra persona ni menos aún se mofara de ella por su humilde forma de vestir, cierto que había excepciones que confirman toda regla, pero aun así eran rarezas esos casos. En las escuelas primarias y hasta secundarias y bachilleratos, los maestros tenían autorización para reprender a quien se lo merecía, los maestros tenían la autoridad dada por los padres para corregir a quien se hiciere merecedor de una reprimenda, incluso de una jalada de orejas o de patillas con el consecuente varazo y cintarazo del profesor, y si llegábamos llorando a la casa por ello, nuestro padres o abuelos nos repetían la dosis, diciendo; si te pegó el profesor fue porque te lo mereciste, te portaste mal, el profesor no te dio por gusto, y créanos usted que nadie de aquella época estamos desquiciados ni quedamos orates, más al contrario, recordamos a aquellos mentores con cariño y respeto. Otra, en los salones las más de las veces éramos más de SESENTA Alumnos, y de todos el maestro en turno sabia nuestro nombre, el de los padres, donde trabajaba el padre y donde vivíamos, y no se jalaban los cabellos por tantos alumnos en el salón de clases, cuando alguno de nosotros no lográbamos aprender algo se quedaba con nosotros pasada la hora de salida hasta que aprendíamos la clase, en la calle cualquier adulto podía reprender a los chamacos que nos portáramos incorrectamente e incluso hasta la casa nos llevaban para acusarnos con nuestro padres. Quien sea mayor de los sesenta años podrá recordar y confirmar que éste espacio no dice mentiras, pero todos los tiempos, ahora las juventudes no conocen lo que significa el respeto, ni a profesores ni a adultos mayores, y han sido los padres mismos los que ha propiciado la perdida de esos valores morales del ayer, siendo incongruente que esos padres hayan sido educados como se educaba en aquellos tiempos y ahora lo hayan olvidado.

DE ahí viene la descomposición de hoy en la sociedad en general, la pérdida de valores del ayer que, como decían los abuelos, eran las llaves para abrir todas las puertas, educación no es, en modo alguno humillación, respetar a los demás es demostración de haber sabido recibir la educación desde la cuna, de haber mamado esa educación que nos permite darle el lugar a quien merece ese lugar, que nos enseña a andar por la calle como alguien sabido de la importancia de respetar a los demás como queremos que esos demás nos respeten a nosotros. Y esperando no haberles aburrido, hoy quisimos hacer remembranza de aquella bella época de la educación que los abuelos daban padres y éstos transmitían a hijos y a nietos, educación que hoy se demuestra nos hace falta a un noventa y nueve por ciento de la actual sociedad, con la cual se inhibían tantos desaciertos como los que hoy vivimos en ésta descompuesta sociedad en general. Recordemos que en aquellos años no había la violencia que hoy se da, no solo en Veracruz y si en todo el País, fueron los años en que la educación era parte fundamental de la sociedad, donde padres y abuelos estaban al tanto de las amistades de los hijos, no como quiera los hijos salían con cualquier amigo y menos andaban a diez horas de la noche sin saber por dónde estaban, y en esos tiempos no nos invadían los celulares ni el internet, lo fundamental estaba en la educación de esos niños y jóvenes que iban creciendo aceptando y respetando eso que se llama EDUCACIÓN. Y por hoy es lo que tenemos en el tintero para dejarles un poquito en que pensar de bien para usted mismo y su propia familia, dejamos los modernos medios para servirle con gusto: http://crucero-politico.blogspot.com.mx loyocrucero@hotmail.com loyocruceropolitico@yahoo.com.mx Twitter @LoyoOchoa Facebook (loyocrucero@hotmail.com) y su portal de internet el cual está a su apreciable orden para tratar de servirle con gusto: www.cruceropolitico.com.mx Y recuerde como en el ayer fuimos educados y no quedamos ni locos ni orates, pero lo primordial, no había las hordas delincuenciales que hoy nos hacen vivir casi como ermitaños en nuestra propia casa y tener que prohibir a nuestros hijos andar en la calle. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO.